Nube de historias

Un blog para soñar...


¿A qué sabe el amor?



El amor es algo único que se siente por alguien muy especial para ti. Y la verdad es dulce como la miel cuando el amor es correspondido , pero cuando no lo es es acido como el limón.


el amor sabe a chocolate, muy rico!! pero algunas veces el chocolate te sienta mal y te trae terribles dolores de estomago... piensalo...


Basta experimentarlo una sola vez para nunca olvidar el sabor del amor"

.

.

.

video

.

.

.

¿A qué sabe el amor?


Es un libro diferente. Su peculiaridad reside en combinar textos literarios, de la mano del periodista granadino Miguel Fernández y el jefe de cocina y propietario del restaurante malagueño Café de París, José Carlos García.

La obra es amena, no solo para cocinar,si no también para leer, dando Miguel Fernández una galamera introducción a cada plato. El libro ofrece un amplio surtido de recetas para elaborar entradas, entrantes calientes, pescados, carnes, postres y golosinas, todo ello acompañado, en muchas de las recetas, con una propuesta original y diferente de un vino, licor o digestivo, que le puede ir bien al plato seleccionado.


Hamer fué un medico revolucionario pues, por medio de estudios, llegó a ciertas conclusiones un tanto peculiares que basicamente son que todo, en las enfermedades, es mucho mas sencillo de lo que nos lo ponen y que todo, en las enfermedades está regido por un estricto código dentro de nuestro cerebro y que una vez que se comprende como funciona vemos las enfermedades y la medicina patas arriba.
Lo que dice es que dependiendo de como vivamos los conflictos personales tendremos un tipo de enfermedades u otras.
Un ejemplo sencillo: Cuando nosotro nos tomamos algo con un eso yo no me lo trago, seguramente tendremos una infección de garganta por no poder tragarnoslo; si por el contrario estamos a punto de alcanzar algo y nos quedamos con la miel en los labios, no me lo como, tendremos algún tipo de infección o sintomas en la boca; si todo es tan sencillo como eso todo sería mucho mas simple.
Para muestra:

Los bronquios. En la evolución de la especie humana los bronquios aparecieron mucho tiempo después que
los pulmones y mientras los primeros derivan del ectodermo, estos últimos, más arcaicos, proceden del
endodermo; por eso el conflicto que se refiere a los bronquios es menos grave para el organismo, pese a tener
que ver siempre con la «bocanada» de aire.- Pero aquí se trata del aire que nos rodea en nuestro espacio vital,
en nuestro territorio; es la cantidad de aire indispensable a cada uno de nosotros: «dejarme respirar», «me
deja sin respiración», «no tengo ya un espacio propio desde que mi marido está jubilado», «me veo obligado
a alquilar una parte de la casa», «en el trabajo ya no es lo mismo desde que cambiaron de director». Si en el
momento del trauma predomina una sensación de miedo será el bronquio izquierdo el que se ulcere, si
predomina una sensación de limitación territorial las úlceras aparecerán en el bronquio derecho, y dado que
el propio territorio está en peligro el impacto del trauma podrá afectar al mismo tiempo también a las
coronarias.
Como siempre, a la superación del acontecimiento conflictivo, el cuerpo entra en fase de reparación
cerrando las úlceras. La mucosa interbronquial se hincha, la ventilización periférica se vuelve insuficiente y
provoca una atelectasia periférica a menudo tomada equivocadamente por un tumor de los bronquios. La tos
es abundante, habrá presencia de catarro y abundantes expectoraciones con eliminación de tejido cicatricial
excedente. Cuanto más dura el conflicto en el tiempo, mayor será el riesgo de atelectasia.
- Un conflicto lígero llevará a una gripe en fase de reparación.
- Un conflicto más intenso llevará a una bronquitis o a un asma en vagotonía.
- Un gran trauma abrirá grandes agujeros que se reconstruyen en la fase de reparación con un cáncer
en los bronquios.
TAMBIÉN LOS RATONES SABEN. Cien ratones campesinos y cien ratas fueron sometidos durante un año al humo y
al final del experimento los ratones evidenciaron un cáncer de pulmón.
Como siempre la razón hay que buscarla en la programación biológica, patrimonio de cada especie en concreto: los
ratones campesinos viven bajo tierra donde el fuego no puede desarrollarse por falta de oxígeno y no están, por tanto,
programados para reconocer el humo. Las ratas viven en los graneros donde se produce la combustión; el humo es para
ellas la primera señal de peligro que despierta el miedo a morir y, por lo tanto, la fuga. A la luz de todo ello uno se
pregunta espontáneamente qué tiene que ver el tabaco con el cáncer de pulmón...
LA EPIDEMIA DE GRIPE. A una ciudad llega el virus de la gripe y todos sus habitantes, unos cincuenta mil, se han
transmitido en unos pocos días la infección, pero tan sólo la mitad de ellos tendrá fiebre: son aquellos que han resuelto un
pequeño conflicto de territorio en el año en curso; en presencia del virus, comienza la fase de reparación.
El virus de la gripe vuelve a poner las cosas en su sitio y previene la formación del cáncer de bronquios: ¡bienvenida sea
la gripe! En cuanto a la vacuna antigripal, uno se pregunta de qué sirve: por supuesto que no para los futuros agripados
que se encuentran con un sistema inmunitario debilitado y corren el riesgo de padecer las patologías más graves; ¡la
respuesta, a nuestros ojos, está suficientemente clara!

Otra forma de ver la enfermedad, una vez leido a mi personalmente me cuandran muchos de los sintomas con mis conflictos y con mis enfermedades

Desde mi corazón, 22/08/2008

Querido abuelo,
hace un año que te fuiste a tu casa baja con cama de escarcha, y sin embargo sigues aquí.
Recordarte ya no duele, complace.
Aunque no esperas en la esquina de la calle ni en la puerta verde. Aunque ya no comes uvas ni mascas caramelos marrones, te veo sacándome la lengua doblada o sorprendiéndote por lo majos que son mis alpargates.
Te cojo la boina por el rabillo para hacerte de rabiar y me mondas un melocotón con tu navaja, esa que está ahora en mi cajón.
¿Te acuerdas como te molestaba que cantase "Abuelito, abuelito dame un beso..." ?
El sombrero de paja quedó colgado en la casa vieja, enferma y vacía sin ti, como la dueña, la que te llora una y otra vez sabiendo que nunca te faltó. La que tiene el corazón muy grande y muy fuerte pero que se le va encogiendo de tristeza y aguarda impaciente irse contigo porque barrunta (por desgracia) que aquí ya nadie la necesita.
Ambos me disteis una niñez duz con veranos de natillas y sandwichs de nata en aquel lugar de la mancha de cuyo nombre no quiero olvidarme.
Por eso no quiero olvidaros, y hoy especialmente no quiero olvidarte ni a ti ni a tus palabras viejas que siempre me harán sonreir cuando las oiga o recuerde.
Tampoco quiero olvidar mi último día contigo, cuando tu ya lo sabías y yo no quería saberlo. Me cogiste fuerte de las manos y te despediste para siempre.
Pero se que estás aquí. Se que desde hace un año tengo un ángel de la guarda más.

Muchos besos desde mi balcón.

P.D: Gracias por regalarme el sol el día de mi boda.






Recuerdo a unos niños jugando en el Santo, con Sancho Panza y su burro




















Cuando paseaban por el campo e inspeccionaban el terreno












Recuerdo cuando andaban varios kilómetros hasta llegar a la sierra que tanto los gustaba escalar














Con muchísimo esfuerzo









conseguían subir a la plaza de los moros.













Recuerdo el camino de vuelta















y la estación












Recuerdos de un pueblo ...

http://www.malagon.org/







Los Daimones se lo estaban pasando en grande se los veía crecer por momentos, se estaban alimentando de mis emociones y, por supuesto, las más fuertes excepto una son las malas; desde que descubrí que podía verlos se habían entretenido en buscar en cualquier recoveco de mi persona la mas mínima emoción negativa o problemática para irlas fomentando hasta llegar a este momento.
A lo largo de las últimas semanas se habían entretenido en enviarme pequeños disparos psicoemocionales tendentes a hacerme perder la calma y hacerme estallar como a ellos más les gustaba, les gustaba entrometerse en mis emociones para irme pinchando poquito a poco hasta llegar a este momento en que había perdido totalmente el control de mis emociones y estaba totalmente disparado.
Era increíble la cantidad de energía que puede transmitir un ser humano a través de sus emociones y los Daimones eran enormemente receptivos a este tipo de energía, de hecho se alimentaban de ella, hurgaban en las mentes humanas y en cualquier recoveco usando el resorte adecuado, todos tenemos un resorte que nos hace estallar, hacían estallar al individuo hasta sentirse totalmente saciados. También les gustaba situarse en lugares de culto donde la carga emocional solía ser muy intensa y ahí se limitaban a abrir la boca y seguir alimentándose, creciendo y creciendo
El motivo de mi pérdida de control daba igual el caso es que la adrenalina fluyó a través de mi cuerpo y mis palabras fueron subiendo cada vez mas de tono hasta hacerse voces y perder totalmente el sentido de donde estaba e intentando hacer algo más que dar voces; la excitación y el miedo me atenazaban sobre todo porque era totalmente consciente de lo que estaba pasando y me seguía siendo imposible alcanzar el control de mi persona y sobre todo porque los veía alimentarse, estaban parasitando mis emociones, y cada vez crecían mas y mas, mas y mas.
Se lo estaban pasando en grande.
Poco a poco conseguí irme calmando pues yo sé que mis emociones son mías y que las puedo controlar y que solo yo soy el dueño de mis actos.
Veo como los Daimones me miran y se sorprenden, acaban de darse cuenta que las emociones nos hacen muy vulnerables pero a la vez nos hacen enormemente poderosos porque con nuestras emociones podemos mover el mundo, solo hay que buscar buenas emociones y sobre todas el amor.
Por si os atacan los Daimones tened en cuenta lo siguiente:
Solo por hoy no te enojes
Solo por hoy no te preocupes
Solo por hoy sé agradecido
Solo por hoy se devoto a tu trabajo
Solo por hoy sé amable con otros
Mientras escribo esto les veo mirarme con sus rojo ojillos y la verdad es que no sé cuánto tiempo podré mantenerme sin ser parasitado pero lo seguiré intentando una y otra vez hasta conseguirlo

Ya que hace mucho que no escribo por aquí voy a hacer una recomendación que espero os guste.

Probablemente los fanáticos de los templarios hayais leido la trilogia templaria de un tal... Nicolas Wilcox compuesta por: Los falsos peregrinos, Las trompetas de Jericó y La sangre de Dios y si no ya sabeis porque es muy recomendable.

El caso es que el libro que os quiero recomendar es "Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie" de Juan Eslava Galán ¿que tiene que ver una cosa con la otra? Pues que ambos son del mismo autor, cosa que yo no descubrí hasta después de leer este último. Al parecer, el pseudónimo de Nicolas se lo puso para poder vender este tipo de libros en España porque ya se sabe que nadie es profeta en su tierra.

Os dejo la sinopsis y ya vosotros decidís si os apetece leerlo o no. A mi la verdad me gustó mucho, aunque es bastante crudo refleja muy bien las envidias y miserias de hermanos enfrentados en una guerra que casi ni les iba ni les venía. Bastante objetivo desde mi punto de vista y muy bueno para entender lo que pasó realmente porque a mi la verdad, nadie me lo explicó en el colegio ¿porque nunca llegabamos hasta esa parte? En fin... ya me contareis.


Info/Sinopsis

¿Otro libro sobre la Guerra Civil? Pues sí, otro, pero con una diferencia: no marea con datos innecesarios y relata por derecho lo ocurrido en aquellos tres años de locura homicida sin catequizar sobre quiénes eran los buenos y quiénes eran los malos. Eso, que el lector lo decida. No es una novela, porque todo lo que cuenta ocurrió (incluso las menudas historias que espantan o que mueven a risa), pero se lee como una novela y pretende instruir deleitando. Por eso está escrita en el tono que ya usó el autor en su Historia de España contada para escépticos. El lector acompaña a un joven general, Franco, que tacita a tacita se labra un porvenir y nos lo labra, de paso, a cuarenta millones de españoles, pero también acompaña a muchos ciudadanos anónimos a los que la guerra marcó para siempre.


Un buen día recibo una llamada:

Hola le llamamos de Mapfre para ver si está interesado en pasar un día en el circuito del Jarama incluyendo unas vueltas por el circuito.

Mi respuesta: Vale, ¿Cuánto hay que pagar?,

Nada.

¿Dónde está el truco?

No tiene.

Nos piden que confirmemos el día y la hora una vez confirmados dejamos que pasen los días hasta que llega el día J (De Jarama, por supuesto)

Accedemos al circuito y nos encontramos con una enormidad de gente, mucha gente y mucho calor, una vez informados de lo que vamos a hacer hay que esperar hasta que llegue la hora. Por fin llega esta y me informan de que puedo llevar acompañante, bien por alguna bruji, y que hay que regirse por unas estrictas normas de seguridad.

Me subo a dar una vuelta con el instructor y nos comenta que no puede ir muy deprisa puesto que uno de los coches de detrás va un niño pequeño, decepción, así y todo todavía nos hizo agarrarnos a los asientos en un par de curvas; por fin entramos a la calle de boxes y nos dicen que cojamos los coches, me monto en un Fiat punto azul de 150 caballos (todos hubiéramos querido un porsche que andaba dando vueltas por el circuito) y después de que se suba la Bruji conmigo comenzamos a rodar, primeras curvas de tanteo y empiezo a ver que el coche de delante se distancia, acelero a fondo y las curvas se acercan bastante deprisa después de tantear el freno compruebo que los márgenes de seguridad en cuanto a frenadas, con las referencias que nos han dado, son enormes. Vuelvo a acelerar y veo como la curva se va echando encima y oigo a mi acompañante decir: ¡papá¡, frenazo y entrada en la curva, empiezo a tomarle el gustillo y se acerca la recta de meta; en ese momento nos dicen que frenemos un poco y nos echemos a la izquierda pues viene un convoy más rápido y nos va a pasar, decepción no podemos ver a cuanto llegamos al final de recta, curva a la izquierda y vuelvo a acelerar a fondo otro zapatazo y frenada brusca, paso las eses de bugatti, cualquiera que haya estado en el Jarama sabe que es donde están las gradas y se pone todo el mundo, y enfilo la rampa de Pegaso con el pie del acelerador en el suelo subiendo marchas, la curva llega pronto, muy pronto, pisoton al freno y me meto en la curva, inmediatamente vuelvo a acelerar y me encuentro con Le mans frenazo brusco y curva a la izquierda, entonces pienso que voy a tomar la curva del túnel muy fuerte y voy a enfilar la recta de meta a toda pastilla pero nada más entrar en la curva del túnel…

Oh ¡¡¡ decepción entramos a boxes y se acabó, hay que dejar sitio a más personas.

Todavía con la adrenalina a tope miro a mi acompañante que se baja con una gran sonrisa y una pequeña mueca de susto todavía en la cara