Nube de historias

Un blog para soñar...


Se llamaba Siaka, le gustaba jugar al fútbol, tenía seis hermanos y su animal favorito era el buey. Tenía solo seis añitos y cuando me llegó su primera fotografía la guardé en mi monedero.
La historia surgió por casualidad, estaba aburrida en el trabajo y pinché en un baner de una ong. Eso me llevó a su página, donde caritas sonrientes pedían ayuda, solo 25 euros al mes, lo que me costaba un par de camisetas que compraba casi siempre y que necesitaba casi nunca.
Y apareció él, con gesto tímido, camisa rota y descalzo. Le apadriné.
Al poco tiempo la ong me envió los datos del niño, su foto e información sobre las tareas que llevaban a cabo en Mali, no solo él se beneficiarlía de mi ayuda, también toda su comunidad.
Le envié una carta en un mal inglés que traducirían y le leerían en francés los voluntarios. Le envié unas fotos mías en la nieve, unos animalitos de plástico, unos globos, caramelos, colores y unos cuentos para pintar. Me costaron más los gastos de envío que lo enviado.( La ong avisa de que los regalos no pueden ser muy grandes puesto que podrían quedárselos en aduna, ni muy valiosos pues provocarían la tristeza de otros niños. Es Africa.)
La respuesta llegó casi tres meses después, escrita por un voluntario y con un dibujo hecho por él. Me encantó recibirla.
Así unos meses, siempre deseando que me llegasen sus cartas y rompiéndome la cabeza para escribir las mías en inglés.
Pero en agosto del años siguiente me llegó una sobrecogedora carta de la ONG. Mi pequeño Siaka se había ahogado jugando en una alberca. Se me cayó el alma al suelo.
Podría decirse que fue mala suerte que justo fuese mi niño el ahogado, pero no, no es mala suerte, es Africa, es el tercer mundo, cada día mueren niños.
Me preguntaban si deseaba seguir o si prefería dejarlo.
Apadriné a Sidy, tiene once años, le gusta escribir y los juegos de construcción. En la foto aparece mirando a cámara sentado en el pupitre de la escuela, muy sonriente, con una camisa de estampado africano.


No me gusta alardear de bondad, ni de comprometida, ni de nada que se le parecca simplemente me apetecía contarlo para que quien lea esto, si alguna vez pensó en apadrinar no lo dude porque abrir el buzón y ver el sello africano produce una inmensa alegría, saber que esos pocos euros ayudarán a muchos niños.... no tiene precio.

Información http://www.worldvision.es/

7 comentarios:

sin palabras, sigue en ello...
un beso

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Seguramente si quisieramos ayudar, todos, encontrariamos la forma.
Por cierto si todos ayudaramos al projimo creeis que ¿alguien necesitaria mas ayuda?
Besos.

Es lo de siempre, no es más feliz el que más tiene si no el que menos necesita, tendrían que educarnos en eso, pero vivimos la era del consumismo.
Gracias por los comentarios.
Besos a los dos

Valla....pobre niño.
Seguro que si todos diéramos un pellizquito no estaria el mundo así,pero es la pescadilla que se muerde la cola todos los paises necesitan ayuda unos la dan y los otros la piden.
muy bien por tí Laura,si es lo que quieres hacer sigue adelante.
besitos.

Jope Laurita yo sabia que tenias un nene apadrinado pero no sabia lo que habia pasado,sabes que es algo que yo te halago ya te lo dije,un besito

Siempre me pareció buena idea, mas de una vez lo habré comentado... pero en fin... siempre pasa algo..
Me parece muy bonito, y lo siento por aquel pequeño, pero como tu dices, es África... por desgracia mueren niños.

Un besaazo♥